21 Abr EN MI CAJA HABÍA UN BRILLANTE ENORME

Hablemos de talento y de negocio.
 
Talento es esa especial capacidad intelectual o esa aptitud que tiene una persona para aprender ciertas cosas con facilidad o para desarrollar con mucha habilidad una actividad.
 
Es innato, o sea que no es aprendido y que pertenece a la naturaleza de un ser desde su nacimiento, siempre interesa a quien la tiene, que disfruta con ella y se siente feliz al desarrollarla.
 
Pues hablando de talento y tras haber decidido centrarme en lo que soy actualmente, recordé una imagen que visualicé en una sesión de relajación de hace años:  Una caja en la que había un brillante enorme… y tras muchos años de ir en contra de mis habilidades (era demasiado fácil y no podía ser un trabajo) ese día me dije: ¡exacto!, ahí reside mi talento, yo brillo para ayudar a otros a brillar… es decir, yo presto mi imagen para que las marcas destaquen.
 
De todos modos el talento también requiere dedicación y mejoras, para convertir mi talento en mi profesión dedico muchas horas de mi jornada laboral, antes y después de los rodajes y las locuciones y ¡qué maravilla dedicar horas a mejorarse a una misma!
 
Y llegados a este punto de mi vida laboral, estoy convencida de que antes debía de pasar por esas otras experiencias que me han enseñado herramientas tales como la administración, la gestión, la organización, la comunicación y la difusión.
 
Y todas ellas me ayudan diariamente con la gestión de mi profesión = negocio = empresa, para ofrecer lo mejor de mi producto = mi imagen, mi acting y mi voz.


Uso de cookies

Esta página utiliza Cookies. Si continua navegando supone la acceptación del uso de estas. Si quiere conocer las condiciones de uso y deshabilitación de las mismas haga clic en leer másLeer más

ACEPTAR
Aviso de cookies